Invitación Colegio de Sociólog@s de Chile

Destacado

10549110_10207525763955618_3296371645621665663_o

SALUDO DE LA PRESIDENTA DEL COLEGIO

Buenas tardes Queridisimos Colegas, amigos y amigas que nos acompañan.

Hoy me ha correspondido a nombre de quienes conformamos la actual directiva del Colegio de Sociólogos y Sociólogas de Chile, la honrosa, pero dificil misión de abrir este evento con el cual inauguramos el inicio de las actividades de este año.

Los ritos de reconocimiento a aquellos que han hecho historia son importantes, y en un país en el que la memoria ha sido negada por muchos años, este acto resulta fundamental.

Y qué mejor manera de recuper la memordia, que homenajear a tres grandes de la sociología chilena que han hecho y continuan haciendo historia. Ellos, cuentan con el reconocimiento de toda la sociedad científica nacional. Me refiero, a los distiguidos colegas: Manuel Antonio Garretón, Premio Nacional de ciencias sociales año 2007, Tomás Moulian Premio Nacional de ciencias sociales en el año 2014 y Sergio Gonzalez Premio Nacional de Historia 2015.  Colegas a los que saludo muy afectuosamente, y a los que más adelante tendremos el placer de escuchar.

Quisiera partir contando la historia de nuestra organización a los más jóvenes, a aquellos que no la conocen, y que me perdonen los que han sido parte del proceso.

El colegio, nace en el contexto de la dictadura, en una época dura en la cual organizarse no era una opción sino un acto de resistencia obligado. Así, luego de un arduo trabajo, el 24 de noviembre de 1982 se realiza la asamblea constitutiva del Colegio de Sociólogos y Sociólogas de Chile, ante la presencia de 60 colegas, entre los que se encontraban Cecilia Magni, Fernando Salamanca, Raúl Atria, Manuel Antonio Garretón, Silvia Lamadrid, Giovanni Martini, Rodolfo Galvez entre otros… y los menciono, porque ellos y ellas son parte de nuestra historia y como señalé, éste es también un acto para recuperar la memoria.

Vaya entonces, una respetuosa reverencia a los compañeros y compañeras, sociólogos y sociólogas, detenidos desaparecidos, a los que fueron torturados, a los que tuvieron que salir al exilio a los que murieron sin ver su país… a los que se quedaron poniendo en riesgo sus vidas y a los que la perdieron, porque de ellos somos herederos… y de ellos también es este momento. Aquí están presentes José Manuel Parada, Pedro Ortiz, Tatiana Fariña y tantos otros y otras que no puedo mencionar porque haría muy extenso este acto.

En los últimos años, Rodolfo Galvez, Pablo Cotet y Catalina Ramirez, ocuparon el cargo de presidentes de nuestra organización, los que, junto a sus equipos, mantuvieron el colegio vivo y por tanto han permitido que hoy nos encontremos aquí dando un nuevo paso hacia la consolidación del gremio.

La actual directiva, tiene muy claro que somos un colegio profesional, y como tal, conviven en su interior, diversas perspectivas de mundo y con ello, diversas perspectivas del “deber ser” de nuestra organización. No obstante, todos aspiramos a afianza una estructura independiente, propositiva y democrátiva, reconocida como el espacio institucional que representa a los sociólogos y sociólogas de chile, de modo tal de promover el ejercicio de la profesion en el marco de altos estándares éticos y de calidad. Compartimos el entuciasmo, la tolerancia, la conciencia de la necesidad de organizarnos y el compromiso por sacar el colegio adelante.

Lo anterior nos ha permitido soportar las largas jornadas de planificación durante diciembre y enero que se transformaron en objetivos y actividades las cuales nos hemos propuesto desarrollar este año.

Dichos objetivos se enmarcan en la misión de nuestra organización es decir en “representar a los colegiados y colegiadas para la promoción, desarrollo y prestigio de la prefesión; velando por su correcto ejericio y por los derechos laborales y bienestar de sus miembros.

Nuestro rol por tanto está enfocado en contribuir a la generación de un debate que permita la emergencia y concreción de aquello definido por el colectivo como “buenas ideas”, las que a su vez mediante también “buenos argumentos” nos permitan construir un norte común hacia el cual avanzar.

Muchos nos hacemos la pregunta de ¿Cuántos somos y en qué estamos los sociólogos y las sociólogas en Chile?

Bueno, hoy en día no hay datos exactos que nos permitan saber cuántos somos y en qué estamos, no obstante, hemos realizado un esfuerzo investigativo basada en diversas fuentes, y en esto hay que agradecer a Willy Fernández tesorero de la actual directiva, cuyo trabajo nos permite tener una primera aproximación al número de sociólogos y sociólogas en Chile hoy.

Entre 1960 y 1990, se titularon aproximadamente 250 sociólogos en el país. Entre 1991 y 2006, la cifra sube a 3.600 titulados y entre el 2007 y el 2015 hubo aproximadamente 3.500 titulados más. Lo que nos da una población de 7.350 colegas en el mercado laboral chileno hay en día. Y, según la información que tenemos, existen además 3.418 estudiantes en proceso de formación en universidades públicas y privadas.

En este contexto, los ingresos en el primer año de trabajo van desde $1.200.000 en el decil superior a $377.000 en el decil inferior con un promedio de $597. 242.  Esta situación varía al 5 año de ejercicio profesional poniendo el promedio en $960.024.

Ahora bien, Para responder la pregunta respecto a cuáles son las condiciones en la que se desempeña la profesión hoy en día, aplicamos una encuesta que fue respondida por 236 colegas de distintas edades, en este caso debemos agradecer a Juan Pardo que facilitó el diseño e implementación del instrumento. Así, pudimos construir un perfil del quehacer profesional que indica que el 36% de los que contestaron la encuesta están ejerciendo labores en la administación pública y un número similar se ubican en el sector privado o empresa consultora.

Un elemento que nos llamó particularmente la atención al revisar los sondeos realizados, es la gran cantidad de colegas que no cuentan con previsión y, aunque es una tarea de mayor envergadura, hemos asumido como un gran desafío para el colegio, contribuir a la generación de mejores condiciones de vida para sus afiliados en un país donde las condiciones laborales son precarias para la mayoría.

Ahora bien, ¿En que estado se encuentra nuestra organización? Bueno, el porcentaje de afiliados aún es bajo, pero estamos empeñados en crecer realizando una campaña masiva a partir de ahora y en la cual les pedimos colaboración, nada de esto será posible si ustedes no están presentes y activos.

Un texto muy antiguo cuyo contenido ha sido también replicado en los libros sagrados de varias culturas, señala como guía para alcabnzar la sabiduría que “La posesión del conocimiento, si no va acompañada por una manifestación y expresión en la práctica y en la obra, es lo mismo que el enterrar metales preciosos: una cosa vana e inútil”. Nosotros tenemos un conocimiento que debemos poner al servicio de la sociedad, la liquidez de Bauman, el riesgo en Beck, la relación miedo y control de Foucault, la Sociedad Posindustrial Glogabizada de Garretón y el mito de Moulian, advierten de la emergencia de nuevos desafíos para nuestra era.

En el caso de Chile, el país estará cruzado los próximos 2 o 3 años por la continuidad del debate en torno a desafíos éticos como el aborto, viejos anhelos de la población como la reforma educacional y la reforma laboral.

Pero por, sobre todo, el país estará discutiendo aquello que está en la base de la conformación del orden en un estado nacional, es decir, su constitución, y el proceso que se desarrollará para definirla, cuya importancia no es menor en términos de la legitimidad de la misma.  La nueva constitución establecerá los cimientos en los cuales se construirá el futuro del país y esto afectará el que hacer cotidiano de los ciudadanos por mucho tiempo.

 

Los Sociólogos y las Sociólogas no podemos estar ausente de este debate, es deber de cada uno de nosotros contribuir con el conocimiento que tenemos, a la generación de un camino por el cual transitar hasta alcanzar las metas.

Cada uno tiene su propia forma de pensar y de concebir la meta y el trayecto, como directiva, no tenemos más ambición que contribuir a la generación de un debate fraterno que nos permita construir en conjunto objetivos y metas comunes que contribuyan al país y prestigien nuestra profesión.

Somos un equipo, y por eso les he hablado siempre en plural, queremos que el contenido de esta pluralidad crezca, es por eso que ahora les pedimos que se sumen al colegio de sociólogos y sociólogas de Chile…por nuestra profesión, por los que estuvieron y por los que vendrán… por el país por nuestra sociedad.

Mónica Alejandra Vargas Aguirre

Presidenta